Marcado CE obligatorio en puertas de garaje

Sanciones de hasta 600.000€

En la actualidad podemos afirmar que el marcado CE es obligatorio en puertas de garaje, ya sean para uso residencial, comercial o industrial. Las normas UNE-EN 13241:2004+A2:2017 y la UNE-EN 16034:2015 establecen los requisitos mínimos y la documentación que debe disponer cada puerta que debe estar en manos del propietario. Además, no solo afecta a las nuevas instalaciones, también es necesario para aquellas puertas motorizadas a partir del 1 de mayo de 2005 y para las manuales desde el 1 de enero de 1995.

¿Qué es el Marcado CE en una puerta de garaje?

El marcado CE en una puerta de garaje afecta a todos los componentes de la instalación. Toda puerta, motor, carro de arrastre e incluso las bisagras de una puerta seccional que se vaya a vender dentro del territorio europeo deben haber estado sometidos a unas pruebas de calidad. Estas pruebas deben ser realizados por organismos oficiales que se encargan de la certificación y, por lo tanto, de que todos los componentes tengan la calidad necesaria para evitar fallos, averías y lo más importante, accidentes.

Además de las pruebas es necesario disponer de la documentación que demuestre que dispone del marcado CE:

  • Distintivo CE
  • Declaración CE de conformidad.
  • Factura con todos los elementos detalladamente especificados en la instalación.
  • Libro de mantenimiento.
  • Manual de instrucciones de la instalación de su funcionamiento y de uso.
  • Manual de instrucciones para el mantenimiento de la puerta.

Ejemplo declaración conformidad CE

Volver a realizar el marcado CE tras la reparación de una puerta de garaje

En este ámbito se generan muchas dudas, aunque la normativa es especifica. El marcado CE en una puerta de garaje que ha sido reparada es obligatorio cuando se realiza una modificación sustancial.

¿Qué es una modificación sustancial en una puerta de garaje?

La modificación sustancial en una puerta de garaje es aquella que afecta a los elementos de seguridad, de control o accionamientos. En otras palabras, cualquier modificación en la instalación que no corresponda con los elementos originales. Un ejemplo de ello sería la sustitución de un motor para puerta de garaje por fallo que no tuviera las mismas características (cambiar de trifásico por monofásico), en cuyo caso si fuera necesario volver a realizar el marcado CE.

Si se realizará la sustitución de un antiguo cuadro de maniobras por una versión actualizada, quedando descatalogada la versión que tenía anteriormente, no será necesario volver a realizarlo de nuevo, siempre y cuando tenga las mismas especificaciones que el modelo anterior.

Las puertas de garaje y sus componentes son seguras gracias a las pruebas de calidad.
En caso de accidente la compañía aseguradora no se hace responsable de los daños.
Se evitan sanciones en caso de inspección de nuestra puerta de garaje.

Revisión para el Marcado CE

Cómo se si mi puerta de garaje tiene el marcado CE

Se debe verificar que dispone de toda la documentación, con dos posibles opciones. Cuando es un kit completo (puerta, motor, cuadro de maniobras, etc.) el fabricante deberá facilitar la documentación. En el caso de solo disponer de la documentación parcial, puede solicitárselo al fabricante si no ha transcurrido diez años. Un caso totalmente diferente es una instalación de una puerta de garaje que no sea un kit, es decir, que los componentes no proceden de un mismo fabricante o que estos no se venden en conjunto.

Para este tipo de casos al realizarse la instalación, también se realizan los ensayos y pruebas para certificar la puerta con el marcado CE. La empresa instaladora pasará a ser la fabricante de esta, por lo que está obligada a realizarlo y entregarle toda la documentación. Si no dispone del distintivo, la factura con todos los elementos instalados y no tiene la declaración CE de conformidad, deberá realizar el marcado CE a su puerta de garaje.

¿Qué ocurre ante una inspección en su puerta de garaje sin marcado CE?

En la actualidad hay un alto porcentaje de puertas de garaje que no cumplen con el marcado CE o el mantenimiento, lo que conlleva riesgos para la seguridad de los propietarios o personas que lo utilizan. Ante una inspección en la que se demuestre que no dispone del certificado, el propietario será sancionado y apremiado a realizarlo, algo totalmente evitable si se cumple con la normativa. La cuantía de la sanción variará, por ejemplo, si también se comprueba que no se ha realizado el mantenimiento acorde a la normativa.

En el caso de no realizarlo, la administración que realiza la función de inspección podrá imponer una sanción grave, elevando la cuantía de esta e impidiendo el uso de dicha puerta.

¿Por qué una empresa puede negarse a reparar o instalar una puerta sin marcado CE?

La respuesta es sencilla y puede negarse perfectamente a reparar o instalar una puerta sin realizar el correspondiente marcado CE. En el caso de haberse motorizado, realizado la sustitución de componentes que afecten al comportamiento o de necesitar una reparación con modificación sustancial, deberá realizarse según la normativa la certificación. Cualquier actuación por parte de la empresa sin realizar el marcado CE, y en el supuesto de que esta se considere la fabricante de esta, comportará sanciones graves y muy graves para la misma.

Puede llegarse incluso a solicitar todas las direcciones de trabajos anteriores para la comprobación de que la certificación sea correcta y obligar a dicha empresa a realizarlo. Por lo tanto, las empresas instaladoras de puertas de garaje están obligadas a realizar el marcado CE.

Etiqueta de Marcado CE GRUPO ICARA

¿Qué sanciones se aplican a puertas sin marcado CE?

Las sanciones que se aplican a puertas de garaje sin marcado CE van desde leves hasta más graves:

Infracciones leves

Ejemplos de infracciones leves son la venta, comercialización o instalación de productos que no cumplan con la normativa vigente. También será una infracción leve la falta de marcado ce con la correspondiente documentación o la falta de mantenimiento o sustitución de piezas que requieran detectados durante el mantenimiento.

Para las infracciones leves las multas pueden llegar a una cuantía de 60.000 euros, dependiendo de la situación o la gravedad de esta.

Infracciones graves

Cuando los productos que se hayan comercializado o instalado no dispongan de marcado CE y que pongan en peligro a personas cuando su uso sea industrial será considerado una infracción grave. Otros ejemplos son el no tener un contrato de mantenimiento cuando esté sea obligatorio o negarse a dejar que se realice una inspección a la puerta, demorando incluso la entrega de documentación.

Para las infracciones graves la multa puede llegar hasta los 6.000.000 de euros. Además, las empresas aseguradoras pueden negarse a abonar la responsabilidad civil, recayendo el pago en los titulares de las puertas, como, por ejemplo, en comunidades.

Infracciones muy graves

Si en los dos últimos años ha recibido una infracción grave y se realice una nueva sanción, esta será muy grave. No entregar la documentación requerida durante la inspección o que afecten a la integridad de personas que pueda dañar, poniendo en peligro.

En el caso de infracciones muy graves, que causen heridas o incluso la muerte por falta de mantenimiento o que no cumplan con la normativa la multa puede ascender hasta los 100.000.000 euros.

¿Cómo se determina la cuantía de la sanción?

Para determinarse la cuantía de la sanción existen diversos factores:

  • La reincidencia, en el caso de la que hubiera.
  • La importancia del daño o el deterioro que ha sido causado.
  • La capacidad económica de la persona responsable.
  • El volumen de facturación de la empresa responsable, incluida si está se encontrará en un conglomerado de empresas.
  • El porcentaje de participación y el beneficio que se ha obtenido.

En la actualidad hay un gran número de puertas de garaje, tanto residenciales, comerciales o industriales que no disponen de la documentación o no tienen el marcado CE. Por esa misma razón el número de inspecciones se ha incrementado ya que no existe un motivo económico, si no de seguridad. Esta certificación tiene como objetivo garantizar la calidad de cada componente y asegurarse de que no haya riesgo de fallos que puedan suponer un peligro para las personas.

¿Cómo obtengo el marcado CE para mi puerta de garaje?

Para obtener el marcado CE para una puerta de garaje es necesario realizarlo por técnicos cualificados. En Grupo Icara realizamos el marcado CE a todo tipo de puertas, ya sea residenciales, comerciales e industriales. Esta certificación viene incluida en todas nuestras instalaciones, encargándonos de ofrecer toda la documentación, todas las pruebas necesarias y las gestiones que se necesite para que cumpla con la normativa. Estamos especializados en el marcado CE en comunidades de propietarios, urbanizaciones, naves industriales. Podrá contactar a través de nuestro número de teléfono, por WhatsApp o por correo electrónico cómodamente.

¿Necesitas un técnico de puertas de garaje?

Si necesitas ayuda con algún tipo de reparación de puertas de garaje, accesorio o asistencia técnica, estaremos encantando de atenderle.

CONTACTAR